Las cenizas de Desembarco del Rey

Por Renatto Arce

*El presente artículo incluye spoilers de la última temporada.

Debo admitir que tardé demasiado en redactar este artículo. Básicamente, porque no quise que llegara el final de la serie. Sin embargo, voy a iniciar con la premisa que sustentaré a lo largo de estas líneas: ahora que ya todo ha terminado y la euforia de las quejas y reclamos ha pasado, debemos reconocer que la temporada final tuvo momentos extraordinarios, espectacularmente dirigidos, aunque plasmados en un guion muy acelerado y algo decepcionante.

Para ser justos, lo analizaremos en función de los episodios que nos dio la octava temporada. Podemos estar de acuerdo en algunas cosas y otras no, los invito a dejarme sus comentarios aquí mismo o en Facebook, pero recalco que hablo desde la piel de un fanático del universo de hielo y fuego, que ha visto cómo se partió la línea argumental de la serie en comparación al libro y sus orígenes.

SPOILER ALERT:

Si has llegado hasta aquí, cumplo con indicar que a continuación, voy a desmenuzar lo ocurrido, contándote ciertos detalles que podrías haber pasado por alto y otros que podrían hacerte odiar aún más el final. Eso sí, si recién estás considerando ver GoT, detente, estoy por revelarte datos cruciales.

1.- Tres cabezas tenía el dragón

Juego de Tronos (Game of Thrones/ GoT) empieza con la misma situación que en su universo literario: aparece una amenaza sobrenatural. Para ello, recurre a ciertas licencias que conllevan a un producto televisivo interesante, innovador y, sobre todo, rentable. En medio de todo esto, vimos cómo desde el inicio, la serie busca equiparar a las novelas. Todo marchó bien hasta entrar al punto de conflicto: la temporada 6, donde la narrativa literaria se agota.

A partir de aquí, ya no vemos Poniente como lo ve el autor y los guionistas de la serie, a partir de la sexta temporada vemos cómo nace un tercer punto de vista: ya no es solo lo que ocurre en el libro versus lo que ocurre en la serie, sino que debemos añadirle lo que ocurre en la serie, sin tener como base a los libros.

Me explico:

  • Desde la primera temporada hasta la quinta, vimos cómo David Benioff & D.B. Weiss, dupla encargada de la serie y del equipo de guionistas, trató de plasmar los eventos más importantes de las novelas (tomos que superaban las ochocientas páginas). Creo que hicieron un trabajo memorable, en el que vieron conveniente alterar ciertas líneas temáticas e hilos argumentales que funcionaron para lograr el efecto Game of Thrones: nadie la tiene comprada, así que teme muchísimo por tu personaje favorito, todos pueden morir. Valar Morghulis. Este sustenta, pues, el primer POV que sostiene la serie: el audiovisual.
  • Antes del desarrollo de los sucesos televisivos, ya teníamos como punto de partida la canción de hielo y fuego, es decir, el universo literario creado por George R. R. Martin, quien también colaboró como guionista y productor en la serie. El autor, que ya había trabajado en bastantes proyectos televisivos, supo muy bien lo que podía aportar al producto audiovisual para hacerlo no solo más comercial, sino más cautivante. No se equivocó. Había eventos necesarios para construir la historia, como la muerte de Ned Stark, que todos lloramos y nos agarró fríos; la Batalla de Aguasnegras; La Boda Roja, que hizo que todos perdiéramos la esperanza y también al primer Rey en el Norte “contemporáneo”; la Víbora versus la Montaña; el encuentro de la guardia nocturna contra los salvajes, entre otros. Para alguien que solo vio la serie, la mención de Lady Corazón de Piedra, Aegon VI Targaryen o “el Manosfrías”, podría resultarle confusa. No los culpo. Jamás los vimos. Pero basta añadir que esto podría habernos representado ver a Catelyn Stark revivida y con ansias de venganza, generando caos en el norte secuestrado tras la Boda Roja; o a otro pretendiente al Trono de Hierro, con tanta validez de sangre y linaje como Daenerys, o podríamos haber visto a un sujeto misterioso que arriesgó su “vida” para poder ayudar a Bran y compañía en su camino hacia el Cuervo de Tres Ojos. Todo esto es el segundo punto de vista: el del libro que no llegó a la serie.
  • El tercer POV y el más inquietante es, sin más, el que diseñaron los guionistas para encajar en seis episodios (algo más de siete horas), lo que tuvo que haber pasado en por lo menos, dos temporadas más. Y es aquí donde empiezan las quejas contra todo el equipo de la serie. La sexta temporada logró hacernos entender que la serie seguía su propio curso, aun alejada de los libros, pero dos temporadas después, empezó a resolverlo todo a lo loco, contra el reloj y el metraje.

Entonces, pues, tres cabezas tiene el dragón. La tercera se rebeló, terminó por canibalizar a las dos anteriores, en un exabrupto que duró seis episodios. Déjenme que les cuente.

2.- Nunca debiste dejar la cueva, Jon Nieve

En el primer episodio de la serie y en cada temporada, se nos reforzó la idea de que la Gran Guerra o la Única Guerra, sería entre los vivos y los muertos. De hecho, en el piloto nos aclaran que el invierno se acerca, que ya está en las huestes del Muro y, mientras avanzamos, vemos que se trata de un ejército organizado, liderado por El Rey de la Noche. Este lado de la serie se desarrolla por lo bajo, dándonos extractos con la información necesaria que necesitamos tener para entender la magnitud del asunto: son muchísimos, no se detienen, por lo que la amenaza solo crece. Esto nos mantiene en vilo hasta el momento en el que los lectores vimos cristalizados nuestros sueños, en la serie: La profecía del Azor Ahai. No solo nos la mencionaron, sino que nos la explicaron de varias formas: La Vieja Tata le cuenta a Bran historias sobre la larga noche; Melisandre habla constantemente sobre la única guerra que se avecina y empodera a Stannis Baratheon (lo diré, era mi rey hasta lo de Shireen), para darles a todos la visión de que él era el único Azor Ahai 100% real no feik. De hecho, vemos a Daenerys y Jon en una cueva, fuimos testigos de cómo se hablaba de una profecía, de obsidiana y de lo que ocurriría.

En Internet encontrarán medio millón de artículos que les explicarán por qué es relevante Azor Ahai para la historia y quiénes son los candidatos más idóneos para vestir la piel del Príncipe que nos fue prometido. Todo parecía apuntar a que era Jon Nieve y no, no me baso en los libros, sino en las pistas que se nos dio en cada temporada:

  • Jon tiene más interacción con los caminantes blancos y su líder, que cualquier otro personaje de la serie.
  • Nos lo matan. Nos lo reviven. Melisandre dijo que su propósito no se había cumplido.
  • Es precisamente Melisandre quien habla del Príncipe que nos fue prometido, directamente a Daenerys. Es decir, se mencionó a este personaje y no lo trajo a colación un extra, sino la mismísima Mujer Roja.
  • El Rey de la Noche ya lo había reconocido, ya le había mostrado su poder en Casa Austera (S05E08). Lo miró directamente a los ojos. Digamos que, aunque su objetivo fue siempre ir contra el Cuervo de Tres Ojos, sabía que quien le pararía la bronca sería definitivamente, otro. Aquí es donde esperábamos todos que entrara Jon Nieve.

Pero Juego de Tronos no se caracteriza por darnos lo que queremos, sino lo que cree que pasaría “en la vida real” con personajes a los que la muerte ronda constantemente. No obstante, aunque la sétima temporada haya ahondado mucho más en el lado Targaryen de Jon / Aegon, nos dejó a todos o casi todos con un sinsabor espantoso, al ver que Jon nunca tiene el enfrentamiento que merece con El Rey de la Noche.

Es más, como mucho, llega a acercarse a él en La Batalla de Invernalia. Jon es proyectado como uno de los dos miembros del dúo dinámico hacia el final de la serie, pero termina alejado de toda acción relevante durante seis larguísimos episodios en los que su mérito más grande fue montar un dragón. El Rey en el Norte retrocede para convertirse en el mismo muchacho indeciso y con muchos pesares, como en la primera temporada, cuando era -a lo sumo- el bastardo de Eddard Stark. Aquí podrán refutarme que, si quería una serie con finales felices, elija otra, en lo cual discrepo: no quería un final feliz, quería la conclusión épica que me prometieron, sobre todo para un personaje que se cargó de muchos pendientes que los guionistas no supieron resolver.

3.- Eran cenizas. Todo el tiempo fueron cenizas

Si no hemos empezado a discutir hasta ahora, estoy seguro que aquí empezaremos. Hacia el final de la segunda temporada, Daenerys entra a La Casa de los Eternos, por invitación de Pyat Pree, para que busque / rescate a sus dragones arrebatados. Dentro, tiene una serie de visiones, ¿recuerda a Khal Drogo con Rhaego, su hijo nonato, sentado en el regazo? Bien, inmediatamente después verán Daenerys entrar a una sala que es, sin dudas, la sala del Trono de Hierro.

La estancia parece estar destruida y congelada. Al menos para mí y el gran número de fans que nos dejamos llevar por lo que vimos, eran fragmentos diminutos de hielo. Hablo por mí: creí que Daenerys debía evitar ese destino. Incluso pensé que la epifanía la había alertado, pero al ver que tal cosa no pasaba y sus planes iban acorde a lo obvio, noté que no estaba haciendo nada para salirse de la línea que tal visión le había trazado. Daenerys iba hacia el Trono de Hierro, pero no fue hasta el S07E05 (“The Bells”), que vimos a la Khaleesi confirmarnos lo que habíamos visto: no iba a esperar ni quedarse conforme con la rendición de la ciudad que ella pensó robada de su linaje, sino que la iba a hacer arder hasta las cenizas, tal y como la visión anunció, solo nos faltaba saber cómo. Por ende, lo que ocurrió iba tal y como nos lo habían advertido. Y para ser más justos con esto, nos dijeron que Daenerys sufriría tres traiciones: una por sangre, otra por oro y la última, por amor. Y todos vimos lo que pasó entre Jon y Dany al final.

Empero, sí estoy de acuerdo con afirmar que esto se dio con una velocidad estrepitosa que entorpeció el desarrollo del final. Tras ver morir a dos de sus tres hijos, a su más longevo protector (el gran Ser Barristan Selmy), a su gran Oso y a su mejor amiga, Daenerys pierde el control con una rapidez que Emilia Clarke no pudo controlar, ¿cómo culparla? Había construido por años un personaje que se convierte claramente en una fascista, acaso como su padre, en un vertiginoso avance de minutos, que no nos permite apreciar la evolución del dolor, o ver los detalles de la corrupción de su mente, salvo los berrinches para que doblen la rodilla y guarden el secreto de Jon y su linaje.

4.- De La Batalla de los Bastardos a La Batalla de Invernalia

Tomando como referencia IMDB y no los comentarios en redes sociales, que son muchos y cada uno más hater que el anterior, el episodio que enfrenta a Jon Nieve con las fuerzas usurpadoras de Ramsay Bolton, obtuvo 9.9 de puntuación promedio.

Está bien, Rickon no sabía correr en zig zag, a todos nos quedó claro, pero el resto del episodio no solo fue apasionante, sino que el director Miguel Sapochnik hizo lo que debía hacer: una pelea que enaltecía a Jon Nieve como líder de su bando, contra el sadismo manifiesto de Bolton. La escena en la que Jon casi se ahoga por el pisoteo copioso de las fuerzas cruzadas, en mi opinión, es sublime. Casi pude sentir el sofoco como él. Resulta curioso, pues teniendo la misma fórmula que funcionó en el pasado, no se haya tomado los puntos previos para asegurar la misma calidad o superarla. La cruzada nocturna entre las fuerzas de los vivos y las de los muertos logró solamente un 7.6, considerando que, dentro de los guionistas, estaba el autor de la saga. Todos apostábamos para este episodio, una masiva eliminación de personajes principales. Se fue un total de siete, en medio de un escenario sin iluminación que no nos permitió ver el inicio (y final) de La Gran Guerra.

Aquí hay una contradicción por donde la veamos: la pelea del Muro, también realizada “durante la noche”, nos ofreció un panorama más claro, en el que vimos irse a Ygritte de un solo flechazo, pero no sin antes espantarnos por lo que el ejército de los salvajes traía consigo para destruir el Muro. En La Batalla de Invernalia, también acontecida de noche, la brillante dirección de Sapochnik no pudo con un guión tan apresurado. No tuvimos tiempo ni visión esta vez, como espectadores estuvimos perdidos casi por completo, solamente se nos iluminó la serie de muertes de rigor, entre ellas Lyanna Mormont, Edd el Penas, Lord Beric Dondarrion y, si me lo permiten, la baja más penosa de ese episodio: Melisandre. Murió tras cambiar, nuevamente por efecto de guión, la profecía que le soltó a Arya Stark temporadas atrás.  

La Mujer Roja nos hizo creer que trajo de vuelta a Jon para cumplir el destino del Señor de la Luz, pero los guionistas le entregaron el importantísimo deber de acabar con el Rey de la Noche a otra persona. Y no es absurdo que Arya (o acaso “Nadie”) haya terminado con él; lo que es absurdo es la simpleza con la que se lleva a cabo. Es como si la batalla de más de una hora de duración fuese el entremés de la escena del bosque, en la que Theon Greyjoy es el último ser vivo en defender al futuro Rey de Poniente. Se resuelve el destino del antagonista más fuerte de la serie en cuestión de segundos, por un descuido que se supone es de él mismo, pero creo que, en realidad, fue de quien lo sentenció a morir así, sin posibilidad de defenderse o de usar la magia que tanto vimos, con la que marcó a Bran o levantó a los muertos. Yo creí, junto con ustedes, que esta guerra sería la última, pero se resolvió en el tercer episodio.

Y encima nunca me enteré de cómo perdió la oreja Fantasma.

5.- ForTheThrone / ForTheFandom

Sería mezquino no resaltar lo que esta última temporada logró. Hubo minutos memorables, principalmente desde lo audiovisual hasta la interpretación del reparto; no obstante, tengo bilis que derramar pues vi cosas que sencillamente no debieron pasar. Y las vamos a mencionar porque esto nos dolió.

  • “¿Por qué crees que vine hasta aquí?”: Bran se rehusó a ser Bran desde su conversión al Cuervo de Tres Ojos. Desechó la posibilidad de ser Señor de Invernalia, pues aseguró ya no ser un Stark, ni un Señor; pero fue suficientemente humano para ser el Rey de Poniente, ¿cuál es la lógica? ¿Me cuentan? Esto no es inesperado, ¡es absurdo!
  • El #CleganeBowl: Yo mismo puse mi cuenta regresiva en Instagram para ver de una vez por todas el enfrentamiento entre Sandor y Gregor Clegane. Supe que terminaría en sangre y destrucción, sin atisbo de duda en la muerte de por lo menos uno de los dos. Al final, Gregor le hace un “guiño” a Oberyn Martell y tras eso, su hermano solo acierta a empujarse con él delante, para que ambos murieran luego de unos golpes, en medio de una golpiza que sirvió para hacer los memes de Cersei Lannister, con el “compermisito, reina pasando”. El Perro merecía un final más digno que ese, pues desde mi perspectiva, fue junto con Brienne de Tarth y Jaime Lannister, uno de los personajes que cambió su esencia y convenció al público en siete temporadas, no así en la octava.
  • Tyrion y el mejor plot twist de la historia: La escena del juicio de Tyrion empieza con él a punto de ser sentenciado a muerte, en medio de los supervivientes de la batalla de las campanas, pero termina con él sugiriendo (y eligiendo) a Su Alteza Bran El Roto, de la Casa Stark, el primero de su nombre, rey de los Ándalos y los Rhoynar y los Primeros Hombres, señor de los Siete Reinos y Protector del Reino. Más que un giro de argumento, es al parecer un capricho forzado del Cuervo de Tres Ojos, que al parecer también creía que su lugar estaba en el Norte, pero ahora los guionistas le avisaron que debía ser el nuevo monarca.
  • ¿Eso es todo, Euron?: Euron Greyjoy, autoproclamado el guerrero más fiero de los siete reinos, no solo pasa por alto el desprecio de Cersei, sino que muere en medio de lo que es la escena más forzada de combate uno contra uno, en toda la temporada. Jaime, tras ser herido dos veces en el costado, con lo que supimos que estaba o debía estar desangrándose, logra vencer a un Euron hasta entonces incólume. Lo mata y luego va caminando hasta donde está su reina. Euron muere dedicándole sus últimas palabras a Jaime, casi con honor, algo completamente impropio de su naturaleza y personaje. Penoso.
  • El valonqar que nunca fue: Recuerdo cuando vi la escena en la que Cersei y Jaime se paran en el mapa gigante, dentro de una estancia en La Fortaleza Roja. Cersei está parada en la región de “El cuello”, mientras que Jaime lo hace en el área de “Los Dedos”. Esta pista nos encandiló a todos, dado que las palabras proféticas indicaban que a Cersei la asesinaría su “valonqar”, que en alto valyrio se traduce como “hermano pequeño”. Había esperanza de que la profecía del valonqar apuntara a Jaime en lugar de a Tyrion, como se esperaba. Huelga decir que dicha profecía es mencionada solo en los libros y ciertos detalles podrían haber pasado desapercibidos para los espectadores que no hayan empezado con la lectura, pero, me pregunto, ¿para qué poner tantos guiños sobre esto en la serie, si no lo pensaban cumplir? Con este backup, entenderán lo decepcionante que fue ver que a casi la totalidad de la Casa Lannister, se la llevó un derrumbe, en lugar de una lucha algo más convincente.
  • ¿Cómo se mata el gusano?: Aquí seré breve, al ver al comandante de los Inmaculados ejecutar con tal crudeza las órdenes de su reina (y atacar a los soldados Lannister rendidos), pensé que cuando diera con Jon Nieve tras asesinarla, habría una lucha encarnizada entre ambos, el que amó a Daenerys y el que le sirvió hasta perderlo todo. En lugar de eso, al parecer Gusano Gris (Torgo Nudho para los amigos), decidió optar por la política y apresar a Jon hasta que su familia fuese a reclamarlo.
  • Los seis reinos: Sansa Stark pasó a ser el personaje más odiado de la serie. Creo que es un odio desmerecido y gratuito. Pero no polemizaré con eso, sino con el hecho que dio fin a su participación; la fragmentación irrevocable del reino, para que ella pudiera ejercer su poder libremente y con la venia de su hermano. Honestamente, hubiera preferido muchísimo ver a Sansa ser legítima reina de los Siete Reinos, como en el título acuñado a su hermano, hasta que segundos después ella misma lo rompiera. Eddard estaría orgulloso, pero mi amigo Eduardo, que esperaba un final con más hechos y menos dramas de familia, no lo estuvo.

6.- “El caos no es un pozo, es una escalera”

Con todo, no he firmado ninguna petición que invite al equipo de HBO a rehacer la última temporada, pues entiendo perfectamente el trabajo titánico de la producción. No me gustó la Batalla de Invernalia, pero hubo un despliegue incalculable de personas para ejecutar el producto fílmico, más allá de los detalles de iluminación; sin contar el esfuerzo y desgaste del grupo de intérpretes para dar lo mejor de sí a los diálogos que les tocó entregar. Comprendo también, que decenas de personas estén detrás de la animación de Drogón y Fantasma, de los caminantes blancos, espectros y explosiones. Incluso en los extras de la Compañía Dorada que murieron inútilmente (y sin moverse salvo para correr).

El fandom de Juego de Tronos se volvió el más irrespetuoso de todos. Querían ver el final que ellos habían elegido, nada los satisfacía y de todo se quejaban. Incapaces de poder aceptar que todo, absolutamente todo, debe llegar a un final, nos guste o no. Pero, para sorpresa de muchos, el universo de Poniente continúa en expansión y volveremos a encontrarnos, esta vez 10,000 años antes de lo que ya hemos visto, listos a vivir y a morir sin previo aviso, pues eso es a lo que nos han acostumbrado.

Valar Dohaeris.

Foto: HBO

Renatto Arce es publicista. Actualmente se desempeña como Director de Social Media en la agencia de Publicidad Youpanqui BBDO. En el 2012 publicó su primera novela “En su voz, las dagas” (Grupo Editorial Mesa Redonda).

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto:
search previous next tag category expand menu location phone mail time cart zoom edit close