Lima verde: ¿Para cuándo?

Escrito por Francisco Miranda

“Las ciudades tienen la capacidad de proveer algo para todos, sólo cuando estas son creadas por todos”.

Jane Jacobs en Muerte y vida de las grandes ciudades.

Las ciudades son tal vez uno de los objetos de estudio más complejos. Si bien comparten ciertas características centrales, todas han recorrido procesos únicos. Algunas se fueron dando de una manera natural, mientras otras fueron forzadas. Para entenderlas, se les ha comparado con ecosistemas, organismos vivos y hasta con colonias de insectos.

Hablar de ciudades es hablar del ser humano en un entorno urbano. Hablar de ciudades es hablar de arquitectura, sociología, antropología, historia, geografía, economía, biología. Hablar de ciudades es hablar de política.

Y dentro de los cientos de temas que nos atañen a todos como miembros de una metrópoli, uno de los más preocupantes es el de los espacios verdes. En el caso de Lima es, lamentablemente, uno de los que menos se prioriza.

Solo basta ver las recomendaciones de la Organización Mundial de la Salud sobre áreas verdes y hacer una comparación con la situación de Lima. La OMS sugiere 9 m2 de áreas verdes por habitante como mínimo (muy por debajo de los 12m2 que sugiere la ONU) y que a su vez todos los ciudadanos vivan a un aproximado de 15 minutos de distancia de áreas verdes. De acuerdo con el Plan Metropolitano de Desarrollo Urbano de Lima, la ciudad ofrece actualmente un promedio de 3 m2 por ciudadano. De más está señalar que varios de esos ciudadanos viven a mucho más de quince minutos de los pocos espacios verdes que la ciudad ofrece. Sólo a manera de comparación, el índice más alto de áreas verdes por ciudadano en Latinoamérica lo encontramos en Curitiba (Brasil) con más de 50 m2 de áreas verdes por habitante.

A esta realidad, hay que sumarle que el Índice de Ciudades Verdes de América Latina de 2010 (documento preparado por el Economist Intelligence Unit, parte de The Economist Group) nos ubica en el último escaño entre 17 ciudades de la región; peor aún, resultamos “por debajo del promedio” en lo que a calidad del agua, uso de tierra, gobierno medioambiental, saneamiento y manejo de deshechos se refiere. Es decir, de 17 ciudades latinoamericanas, siendo Lima la tercera más grande a nivel de población, estamos en la peor situación.

Paradójicamente, los parques es una de las cosas que más resaltan los turistas cuando visitan Lima. ¿Por qué destacan ellos las áreas verdes en una ciudad que grita contaminación y polvo?

Lo que esto evidencia, en realidad, es que además de los déficits ya mostrados, el problema de los espacios verdes en Lima afecta a la población desigualmente. Lima podría destacar como una metrópoli verde si se consideran solo espacios como el malecón de Miraflores, el Olivar de San Isidro, los 2 campos de golf de la ciudad (privados y cerrados), San Borja y su cultura de deporte, o las calles de Barranco. Pero todos estos distritos pertenecen a Lima tradicional, a una Lima que aunque geográficamente céntrica, representa muy poco dentro de la urbe de 9,5 millones de habitantes. San Juan de Lurigancho cuenta con más de un millón de ciudadanos, San Martín de Porres con más de 600 000 y Comas con más de 500 000. Es decir, en estos tres distritos (ubicados en la periferia de la ciudad) se encuentra un cuarto de la población total de Lima. Para poder ejemplificar mejor las distancias, Lima Centro cuenta con 6.14m2 de espacios verdes por habitante mientras que Lima Este cuenta con sólo 2.95m2 por habitante.

Una necesidad humana

Teniendo en claro el déficit de áreas verdes y antes de ver qué se está haciendo al respecto o qué podemos hacer, es importante detenernos a considerar los motivos por los que se necesitan espacios verdes. A todos nos gusta disfrutar de un buen parque y, más allá de los obvios beneficios medioambientales, las áreas verdes son ante todo un apoyo invalorable a los ciudadanos.

Como primer punto, los parques y la naturaleza que reside en ellos ayudan a disminuir la fatiga mental, contribuyendo grandemente a nuestro desempeño (sea en la escuela, universidad o trabajo). Además, las áreas verdes proveen lugares y oportunidad para actividades físicas, lo que a su vez mejora nuestra función cognitiva, de aprendizaje y memoria.

Alrededor del 18 % de la población de Lima está conformada por niños entre 0 y 11 años de edad, y no es novedad que las áreas verdes y de esparcimiento ayudan de sobremanera al desarrollo de conexiones cognitivas, emocionales y de comportamiento. Asimismo, la interacción con la naturaleza alienta la imaginación y creatividad, así como las relaciones sociales y el desarrollo intelectual.

Si eso no fuera suficiente, existen varios estudios que encuentran una correlación entre espacios verdes y satisfacción de vida. Es decir, vivir en zonas con acceso a áreas verdes alivia el estrés que genera vivir en una ciudad y nos ayuda a ser mejores personas. Finalmente, actividades en espacios abiertos pueden ayudar a aliviar síntomas como los del Alzheimer, la demencia o la depresión (entre otros).

Esto abre a su vez una importante discusión sobre espacios públicos. Más allá de lo que generan las áreas verdes desde un punto de vista sicológico o ambiental, los espacios públicos son puntos de encuentro para el intercambio de ideas e históricamente han servido para resguardar los derechos de las minorías, así como solidificar la democracia (algo muy necesario en países como el nuestro, donde está permanentemente amenazada). Los espacios públicos van mucho más allá de sus áreas verdes y son clave para el desarrollo de nuestras ciudades.

¿Qué podemos hacer?

El gobierno municipal de Susana Villarán hizo grandes esfuerzos por mejorar esta situación, en absoluto contraste con la gestión municipal de Luis Castañeda. Se comenzaron (y promovieron) nuevas áreas verdes y se intentó generar alerta sobre la grave situación que tenemos en Lima sobre áreas verdes y espacios públicos. Por otro lado, se han introducido parques zonales, los que por supuesto ayudan pero finalmente son espacios públicos resguardados, de formato cerrado y en los que se debe pagar admisión.

Todos estos esfuerzos, lamentablemente, no son suficientes y no han tenido mucha continuidad en la gestión de Luis Castañeda, quien se encargó, ante todo, de cancelar (o en todo caso modificar) los proyectos más interesantes, como es el caso del Vía Parque Rímac, un proyecto que buscaba aumentar la eficacia y rapidez del transporte así como generar nuevos espacios verdes de recreación. El modelo del Alcalde Castañeda ha finalmente respondido a lo que es costumbre en Lima: darle total prioridad al abuso del cemento y al vehículo privado.

Debemos insistir. Llamar la atención de la ciudad hacia la Costa Verde y a las periferias (lugares donde se pueden desarrollar grandes espacios públicos), diseñar modelos auto-sostenibles, empoderar a los ciudadanos a desarrollar proyectos de la mano con sus alcaldes, buscar soluciones creativas a los problemas de espacios verdes en las zonas más densas y, por último, encontrar relaciones estratégicas con entidades privadas a fin de presionar a la Municipalidad de Lima a que reordene y promueva más y mejores espacios verdes. Felizmente, el nuevo alcalde de Lima, Jorge Muñoz, nos da algo de esperanza, y ya existen algunas iniciativas verdes que comienzan a sonar, pero aún falta mucho por hacer.

La cita de Jane Jacobs al inicio de este artículo refleja algo que nunca debemos olvidar al hablar de ciudades: una metrópolis existe justamente para cada uno de sus habitantes y su bienestar debe estar por encima de intereses políticos o económicos. En una era donde el poder empresarial determina la agenda política, debemos luchar por nuestros derechos como ciudadanos, empezando por reclamar mejores ciudades. Al hacerlo, vamos a estar luchando por nuestro hogar, por nuestra salud y por nuestros hijos.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s