Es momento de la Generación Valiente

Escrito por Cristhian Rojas Suárez @CristhianRS

¿Es acaso el Perú esa tierra donde nada puede cambiar?

A veces pareciera que no hay una respuesta esperanzadora para esa pregunta y que estamos atados a una historia circular donde cada nuevo giro nos lleva de regreso al punto inicial. Donde el final de un periodo es exactamente igual que el trágico inicio del que pedíamos escapar. Ya van varios meses de denuncias constantes sobre corrupción de políticos y autoridades que se niegan a irse, que se rehúsan a dejar “la mamadera” del poder y el dinero fácil, como ven ellos al Estado.

Estos sujetos no son nuevos en la política peruana. Tienen décadas arreglando bajo la mesa, escondidos en las sombras, replicando prácticas noventeras. Son aquellos que saltan ante cualquier propuesta de cambio radical, entendiendo por esto a las propuestas que se enfocan en la raíz de cada uno de nuestros problemas: nuestras instituciones democráticas. Aquel “club de hermanitos”, que incluye fiscales, magistrados, jueces, congresistas, procuradores, ministros, alcaldes, líderes políticos y mediáticos, son voces de un pasado que no nos deja (ni dejará) progresar. Son los que gritan “Golpe de Estado” o “autoritarios” cuando el colectivo de jóvenes harto de sus cochinadas les grita en la cara #QueSeVayanTodos.

Son una generación fallida que no produce ideas, solo produce pus. Sus acciones están tan podridas como su moral. Por eso, se defienden con uñas y dientes ante la (re)politización de los jóvenes. Nos preferían callados, sumisos, controlados. Preferían que no nos metamos en política, que ni siquiera lo hablemos en la mesa de nuestras casas “para no generar conflicto”, que no salgamos a protestar “para que no nos llamen terrucos” de manera impune.

Tienen miedo. Tienen pánico.

Nos ven hablar de política y critican.

Nos ven politizar en redes y tiemblan.

Nos ven unirnos a un partido y se burlan.

Nos ven tomar la calle y chillan.

Saben que su tiempo se acabó, que ha llegado una generación que empezó a hablar y no callará.

Debemos tenerlo claro. No somos una generación cualquiera. No somos la anterior que renunció a su vida política ante el miedo que generó el terrorismo salvaje de Sendero Luminoso y el MRTA, o ante la persecución del autoritarismo fujimorista. Podemos salir a la calle a celebrar nuestra diversidad de género, a exigir el fin de una sociedad machista violenta hacia las mujeres, a gritar fuerte ante las traiciones de presidentes hasta hacerlos caer. Somos la generación valiente.

Es Momento que tomemos acción, que hablemos el triple de política, que seamos mucho más críticos con aquellos a quienes elegimos, que nos unamos o conformemos partidos, que tomemos las calles con más fuerza, que hagamos realidad el sueño de hacer nuestro este país, que seamos #JóvenesALaObra. Solo nosotros podemos sacar al “Club de los hermanitos”, desterrarlos de nuestra historia, romper el círculo vicioso y reformar la democracia para que sea de todos y todas, porque lo merecemos. Por nosotros y por los que vienen luego de nosotros.

“¡Que vengan árboles nuevos a dar flores nuevas y frutas nuevas!”

¡De pie, Generación Valiente!

Es tu momento.

___

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto:
search previous next tag category expand menu location phone mail time cart zoom edit close